Si no estás creciendo…

Mi hija tiene 19 meses de edad y verla llegar hasta este punto ha sido de mucho aprendizaje para mí. Como adultos, nos olvidamos que en algún momento tuvimos que aprender todas las cosas que hacemos, pero al tener hijos nos recordamos que en verdad éramos una hoja en blanco.

Al año y algunos meses, mi hija aprendió como subirse en el sofá, y mi esposa y yo lo sentíamos como un comportamiento peligroso. Pronto eso era muy aburrido para ella y empezó a usar el respaldar del sofá como un resbaladero, lo cual fue aún más aterrador para nosotros. Mientras pasaba el tiempo notábamos que buscaba actividades cada vez más riesgosas para entretenerse, una verdadera pesadilla para padres primerizos.

Buscar y vencer retos es tan esencial para bebes porque tienen que averiguar qué es lo que pueden hacer y qué es lo que no pueden hacer, pero la verdad es que no solo aplica para los bebes—aplica para todos.

Este deseo innato es provocado por dos cosas importantes:

  1. El deseo de huir del aburrimiento
  2. El deseo de transcender nuestra condición actual

Ahora que me acostumbre a este patrón, como padre, sería preocupante ver que mi hija no se interese por explorar su mundo y no tomara esos riesgos; de hecho eso me indicaría que algo anda mal en su vida.

Es por eso que creo en esta famosa frase de Tony Robbins:

«Si no estás creciendo te estás muriendo

Para el ser humano, nunca es cuestión de LLEGAR a un nivel, o MANTENER cierto estilo de vida, necesitamos ser retados y así crecer. ¡Esto no es negociable! Crecimiento es la consecuencia de la vida y la falta de crecimiento no es por exceso de sabiduría, conocimiento o experiencia sino una indicación de que nos estamos muriendo—y es el peor tipo de muerte porque se trata de nuestra alma; de nuestras ganas de vivir.

Los retos son la clave para esto. Muchas veces pensamos que debemos capacitarnos o asistir a un curso para aprender y crecer. Pero la educación no es sinónimo de crecimiento; no debemos confundir el movimiento con el progreso.

Si tú quieres mejorar, si tú quieres que tus empleados mejoren, si quieres que tus hijos crezcan, entonces tienen que ser retados. Retos deben ser difíciles, incómodos, frustrantes, y deben obligarte a buscar soluciones de manera más creativa y sobre todo, fuera de tu propia cabeza.